Plusvalía Municipal

 

Si Ud. ha vendido recientemente un inmueble (dentro de los últimos 4 años) y lo adquirió por precio superior al de dicha venta, puede reclamar la plusvalía que pagó al no haberse generado hecho imponible.

 


El Pleno del Tribunal Constitucional ha acordado declarar inconstitucional la vigente regulación del Impuesto sobre el Incremento de Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana, conocido popularmente como plusvalía, al considerar que no es expresiva de la capacidad económica del contribuyente, tal como exige la Constitución.

Este impuesto, conocido vulgarmente como Plusvalía Municipal, grava el incremento de valor experimentado por el terreno con ocasión de transmisiones, tanto por actos inter vivos (compraventa, donación, permuta) o mortis causa (herencia, legado). El problema radica en que la aplicación que están haciendo los Ayuntamientos de la normativa actual implica que exista siempre incremento patrimonial en este tipo de transmisiones por cuanto que se parte del valor catastral del inmueble al tiempo en que se produce la transmisión y sobre dicho valor se aplican los coeficientes de incremento establecidos por la norma en función del tiempo transcurrido.

Con esto se consigue una doble perversión de la norma:

    1. Por un lado, gravar incluso aquéllas transmisiones que lo único que hayan generado haya sido una minusvalía para el transmitente por cuanto el valor final fue superior al valor inicial de adquisición.

    2. Por otro, gravar el incremento futuro, en lugar del pasado. Cuando es así que el hecho imponible del impuesto es la tenencia o posesión de un bien a lo largo de un periodo de tiempo que es cuando se ha disfrutado.

La sentencia del Constitucional viene a declarar contraria a la carta magna esta regulación, confirmando la doctrina sentada por numerosos tribunales del orden contencioso administrativo conforme a la cual para que se pueda calcular la base imponible del impuesto, ha de haber, primero, hecho imponible y, para que exista éste ha de haber, antes, un incremento patrimonial gravable. Lo que supone, en la práctica, que en aquéllos supuestos en que no hay plusvalía por razón de la transmisión no exista hecho imponible y, por tanto, no pueda gravarse la plusvalía.

El art. 104 de la LRHL, RDL 2/2004 de 5 de marzo define el hecho imponible como el incremento de valor que experimenten dichos terrenos y se ponga de manifiesto a consecuencia de la transmisión de la propiedad de los terrenos por cualquier título o de la constitución o transmisión de cualquier derecho real de goce, limitativo del dominio, sobre los referidos terrenos.

El hecho imponible es, pues, el presupuesto fijado en la ley para configurar el tributo. Sólo cuando exista hecho imponible se podrá entrar a valorarlo a través del procedimiento que establezca la norma para la determinación de la base imponible.

Si no se realiza el hecho imponible, no nace la obligación tributaria (artículo 20 de Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria) y, por tanto, no existe base imponible alguna que determinar.

Por lo tanto, la falta de materialización del hecho imponible (en definitiva, la falta de incremento de valor) impide la aplicación de las normas de determinación de la base imponible.




Consúltanos sin compromiso.


En VÁZQUEZ GUEDÁN ABOGADOS hemos interpuesto ya diversas reclamaciones contra el Ayuntamiento de Madrid, en solicitud de devolución de la plusvalía y ponemos a su disposición toda nuestra experiencia y recursos para la defensa de sus derechos con unas tarifas muy competitivas.


     ¡NO ESPERE MÁS! ¡RECLAME YA!


VISÍTANOS EN NUESTRO DESPACHO DE MADRID