Abogados enEspecialistas en Herencias, Arrendamientos

VÁZQUEZ GUEDÁN   ABOGADOS

C/ Corazón de María, 41 1º-D (28002 - MADRID)          Tfno: 91 519 05 53     despacho@vazquezguedan.com

:: Todo lo que debe saber para tramitar una Herencia


     La tramitación de una herencia requiere muchas pequeñas actuaciones que hay que tratar de coordinar.

     En primer lugar, hay que solicitar el certificado de defunción en el Registro Civil correspondiente al lugar de fallecimiento.

     Obtenido éste, y una vez transcurridos 15 días desde el fallecimiento del causante, se puede solicitar el Certificado de Actos de Última Voluntad y de Seguros de Vida en la C/ La Bolsa nº 8.

     El siguiente paso es solicitar la copia autorizada del último testamento que figure en el Certificado de Actos de Última Voluntad. Para ello, en función de la fecha en que se otorgó habrá que acudir al Notario otorgante, al Notario custodio de su protocolo o al Archivo General de Protocolos. Para la solicitud del testamento es preciso que vaya uno de los nombrados en el mismo, con el certificado de defunción y actos de última voluntad original. Si no hubiera testamento, será preciso instar un acta de declaración de herederos ante el Notario del último domicilio del causante cuya finalidad es determinar quiénes son los herederos del causante, debiendo aportarse al notario los certificados de defunción y actos de últimas voluntades, certificado de matrimonio y/o nacimiento de hijos si los hubiera, libro de familia, certificado de empadronamiento, y toda la documentación complementaria que sea precisa para determinar los sucesores del causante, ofreciéndose, también información testifical.

     Una vez se tenga la copia autorizada del testamento o del acta de declaración de herederos, hay que preparar el inventario de los bienes, determinando, en su caso, qué bienes son gananciales y cuales privativos, en su caso, para lo que:

  • Nuevamente, uno de los herederos habrá de acudir a los Bancos donde el causante tuviera cuentas para solicitar el Certificado de Saldo y Posiciones a la fecha de fallecimiento. Este certificado identificará las cuentas, acciones, depósitos, fondos, etc. que tuviera el causante; si había uno o varios titulares y el valor a la fecha de fallecimiento.
  • Igualmente, habrá que solicitar Notas simples informativas de los inmuebles de los que fuera o pudiera ser titular el causante.
  • Habría que hacerse una estimación de la declaración del IRPF del ejercicio en que falleció el causante para configurarlo como un pasivo o un activo.
  • Puede hacerse un inventario de ajuar doméstico porque si no se hace, se valora en el 3 % del haber hereditario.
  • También deben tasarse e inventariarse las joyas del causante que no forman parte del ajuar.
  • Si tuviera vehículos, habría que facilitar la ficha técnica de los mismos.
  • También, habrá que aportarse la factura de los gastos de defunción y entierro.
  • Por último, deberían consignarse las deudas o créditos que pudiera tener el causante, determinar su origen y justificación de los mismos, así como la trascendencia fiscal que pueden tener.
     Una vez se conozca el inventario, habrá que hacer el avalúo de los bienes, fundamentalmente, de los inmuebles en función de lo que pueda interesar teniendo en cuenta valores catastrales, fiscales y reales.

     Configurado el inventario y avalúo, y no existiendo disposiciones testamentarias sobre legados, o bien donaciones hechas en vida, colacionables o no, habrá que determinar la forma de reparto y adjudicación de los bienes previa la liquidación de la sociedad de gananciales del causante con el cónyuge viudo, en caso de estar casados en gananciales o subsistir bienes gananciales por no haberse liquidado la sociedad de gananciales en su día, donde se pueden realizar adjudicaciones distintas a la simple mitad de los bienes para cada uno, si fuera el caso.

     Con toda esta información: inventario, avalúo y reparto, se configura el cuaderno particional que, existiendo bienes inmuebles, ha de elevarse a escritura pública, al menos en lo que a dichos bienes se refiere. Dicho documento ha de ser suscrito en unidad de acto por todos los herederos, sin perjuicio de la posibilidad de representación o de mandato verbal y ratificación posterior.

     Formalizada la escritura de herencia ha de procederse a presentar las liquidaciones del Impuesto de Sucesiones (1 por heredero más los Anexos con la descripción de los bienes) junto con la documentación acreditativa del activo y pasivo de la herencia más la que resultara incorporada a la escritura (testamento, acta declaración herederos, últimas voluntades y defunción). El pago de los impuestos y la liquidación ha de realizarse en el plazo de 6 meses desde el fallecimiento, pero en el quinto mes, se puede solicitar una prórroga por otros seis meses que sólo generaría intereses de demora. También cabe la posibilidad de solicitar la liquidación administrativa de la herencia.

     Igualmente, en el plazo de 6 meses con prórroga de otros 6, hay que presentar las liquidaciones por el Impuesto sobre el Incremento del Valor de los Terrenos de Naturaleza Urbana (Plusvalía Municipal) en cada uno de los Ayuntamientos donde existan inmuebles en la sucesión. Estos impuestos se calculan sobre el valor catastral del inmueble al tiempo del fallecimiento.

     El último trámite será la presentación de la escritura en los distintos Registros de la Propiedad para la inscripción de los bienes inmuebles.

     Antes o después, deberá presentarse también, en las diferentes entidades bancarias, el cuaderno particional y documentación complementaria, para el reparto de los saldos que tuviera el causante y, en función del Banco, se suele pedir por éste, además, un documento complementario en el que los herederos determinen la forma de reparto del saldo a la fecha en que lo soliciten (que no suele coincidir con el que había al fallecimiento) así como que indiquen las cuentas bancarias donde realizar las transferencias por el banco.

     Si hay unidades de enterramiento o sepulturas a nombre del causante habría que tramitar el cambio de titularidad en los correspondientes cementerios, para lo que puede ser conveniente o bien incluirlas en el inventario o bien, hacer un documento aparte entre los herederos para determinar a nombre de quien se pone la sepultura, si bien, si alguno de los herederos renuncia a la sepultura se está solicitando que la misma se haga de forma fehaciente en escritura pública o por comparecencia personal en las oficinas del cementerio.

     Es posible que durante la tramitación de la herencia surjan muchas otras cuestiones relacionadas o afectadas por el fallecimiento que habrá que ir lidiando como la aplicación del derecho al que sujete el testamento, como pueden ser derechos forales, competencia en la gestión del impuesto, efectos en el IRPF de los bienes que se adjudiquen por herencia, etc.

     Desde VAZQUEZ GUEDÁN ABOGADOS ponemos a su disposición toda nuestra infraestructura y conocimientos, después de llevar más de 20 años tramitando numerosas herencias, para facilitarle al máximo esta tramitación, e incluso, si por discrepancias entre los herederos hubiera que acudir a la vía judicial, nuestros abogados defenderán sus derechos dentro del correspondiente procedimiento. Póngase en contacto con nosotros y resolveremos todas sus dudas.


Abogados Vázquez Guedán S.L.P.

C/ Corazón de María, 41 1º - D (Esc. Dcha)
28002 - MADRID

Vazquez Guedan Abogados en Facebook   Vazquez Guedan Abogados en Linkedin


De lunes a jueves
Mañanas: De 09:30 a 14:30 horas
Tardes: De 16:00 a 19:30 horas
Viernes
Mañanas: De 09:30 a 14:30 horas


Contacte con nosotros:

91 519 05 53

despacho@vazquezguedan.com

 Protección de Datos y Privacidad             ABOGADOS VÁZQUEZ GUEDÁN, S.L.P. © 2017             Aviso Legal y Condiciones de Uso

Sergio Gambí Paunero